Ya a la venta el nuevo álbum de Rubén Pozo “Habrá que vivir”

Rubén Pozo-Habrá que vivir

Vuelve Rubén Pozo, vuelven las guitarras afiladas y vuelve el rock. Los críticos alaban este nuevo trabajo.

Carga rock’n’roll hasta en la saliva, el niño de talento ineludible. Trae verdades antiguas, se sacude las correcciones y suda la dignidad musical con la que muchos sueñan. Con ustedes, Rubencito Feroz” – Lorena G.Maldonado – El Español

“Sus canciones hablan alto y claro, se expone, no teme y resulta encantador y auténtico, muy, muy auténtico” – Juanjo Ordás. EFE EME

“Rubén Pozo le da “ruidera” al cuerpo con “un disco de guitarrazos sinceros” – eldiario.es (Agencia EFE)

“(…)Publica “Habrá que vivir”, nuevo álbum del rock de siempre aunque advierte (…)” – Ulises Fuente – La Razón

Con una fórmula tan sencilla como efectiva, reaparece con un álbum de esos que pegan directo en el corazón: sin rodeos, a golpe de guitarras y estribillos burbujeantes. Así llegó Caperucita feroz, primer adelanto, que lanzó hace solo unas semanas. Desde hoy se puede disfrutar de “Habrá que vivir” al completo en sus versiones CD, vinilo y digital.

Cinco años después de iniciar su camino en solitario, entrega Rubén un álbum sin fisuras, sólido, convincente. Generoso también, y rebosante de eso que los especialistas llaman actitud, un intangible que define a la perfección la forma que tienen tipos como Rubén de enfrentarse a la música y particularmente al rock.

Es el nuevo trabajo de Rubén Pozo después de En marcha, el álbum de 2015 en el que exploró el rock desde una amplia variedad de ópticas: del folk a la ranchera, en acústico o eléctrico, acelerado o con el freno puesto. Fue un disco de aire californiano, con guitarras que guiñaban el ojo a Tom Petty o The Byrds.

No abandona del todo esa influencia americana en Habrá que vivir, un disco cien por cien Rubén Pozo, más madrileño, más pegadizo. Y también más divertido, por qué no. Este Caperucita feroz es una buena muestra, casi un juego con el que Rubén entretiene y se entretiene, sin perder de vista que el rock es el punto de partida y el objetivo final de sus composiciones. Auténtico rock, como se ha dicho tantas veces, en la línea de un estilo que tejieron bandas como Burning, Leño o Tequila.

Prescinde Rubén de las versiones en esta nueva entrega, aunque haya recurrido a la colaboración de Ariel Rot en uno de sus temas. Algo del poso que le ha dejado la gira con Mark Olson, ex de The Jayhawks, se desprende también de sus canciones. Y mucho del escenario acumulado después de tantos conciertos en salas de España y México en los últimos dos años.

Son ingredientes perfectos para una obra tan efectiva y efectista como Habrá que vivir, el tercer álbum de Rubén Pozo, otra entrega de buen rock.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios